miércoles, 8 de junio de 2011

Trucos para hacer un buen BIZCOCHO



Hacer un bizcocho no tiene ningún misterio. Todos nosotros hemos hecho bizcocho alguna vez, pero para que el bizcocho sea perfecto con la textura y esponjosidad perfectas, ligero y jugoso, con una altura homogénea... hay algunos secretos. El principal secreto está en respetar las cantidades indicadas en la receta, la temperatura del horno, el molde y los utensilios necesarios, pero a continuación os indicaré algunas cosas más para que vuestros bizcochos sean perfectos.
  • Todos los ingredientes deben estar a la misma temperatura, si tenemos algunos en la nevera, deben sacarse un ratito antes para que se atemperen por igual. Piensa que la mantequilla puede tardar unas horas y no valen atajos (calentarla un poco al microondas, ponerla al lado de una fuente de calor...).
  • Antes de empezar a trabajar con los ingredientes, recuerda encender el horno a la temperatura que te indica la receta. 
  • Es importante untar el molde con mantequilla y espolvorear luego con harina, para que nos resulte mucho más cómodo desmoldarlo. No lo prepares con antelación, termina la masa, engrasa el molde, vierte harina y muevelo para repartir bien la harina por fondo y las paredes, y retira la harina sobrante, vierte la mezcla inmediatamente y a hornear!!
  • La masa debe ocupar las 2/3 partes del molde.
  • La harina hay que tamizarla (pasarla por un colador), para evitar posibles grumos, que luego resultan muy desagradables al masticar o provocan un feo agujero en la masa horneada.
  • La bandeja del horno siempre debe ir a la altura media del horno.
  • Si mientras lo horneamos observamos que sube de los lados, pero se hunde en el centro, sube la temperatura del horno. Si por el contrario, se mantiene quieto por los lados y solamente sube el centro, debemos bajar un poco la temperatura (cada horno es un mundo, por eso, debemos adecuar y conocer la temperatura que nos va mejor con nuestro horno).
  • No se debe abrir el horno hasta casi el final de la cocción para comprobar si ya está en su punto. 
  • Para comprobar si está listo pincharlo con una aguja o un palo de brocheta y, si sale limpia, está es su punto.
  • Antes de sacar el bizcocho del horno, déjalo unos minutillos con la puerta abierta para que no pase rápidamente de una temperatura o otra. 
  • Desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe, nunca dentro del molde, porque terminará pegándose. 



4 comentarios: